La primera obra de entidad documentada de José Gambino, a pesar de que desde el año 1741 se tiene constancia de su establecimiento en Compostela, es el conjunto escultórico de la capilla del Pazo de Oca (A Estrada, Pontevedra), encomienda que acomete entre 1750 y 1751. Durante estos casi diez años que transcurren entre una noticia y otra, la historiografía ha atribuido al escultor las imágenes de san Francisco Forero y santo Domingo de Guzmán de los retablos colaterales de San Martín Pinario (1742-1743), piezas que, a nuestro entender y de acuerdo con Folgar de la Calle y López Vázquez, son obra del escultor identificado como la primera mano; la talla de san Antonio de Padua que preside el retablo mayor del convento franciscano de San Antonio de Herbón (ca. 1745-1749, Padrón, A Coruña); y las esculturas de san Francisco de Asís y santo Domingo de Guzmán de la iglesia del antiguo convento de San Lourenzo de Trasoutos (Santiago de Compostela), aunque, a nuestro juicio, estas pertenecen a un momento más avanzado de su producción; concretamente, situamos su realización ca. 1755.

Asimismo, entre el encargo de Oca y el año 1756 sólo se tiene constancia documental de otra pieza acometida por el escultor: el Santiago peregrino de la sala capitular de la catedral compostelana (1754), mientras que la historiografía le ha atribuido las esculturas de Santiago peregrino y san Famiano del monasterio cisterciense de Oseira (Cea, Ourense), con sus correspondientes relieves, y ha puesto en relación con su taller algunas imágenes del retablo mayor de San Pedro de Sarandón (Vedra, A Coruña).

Consecuentemente, el número de obras documentadas y/o atribuidas a Gambino correspondiente a sus primeros años de actividad era, hasta la fecha, muy reducido, lo que, sumado a la considerable cantidad de piezas conocidas de sus años centrales (1756-1764), había llevado a la historiografía no sólo a grandes lagunas, sino también a distorsionar su comprensión: José Gambino era presentado como un escultor sin referentes claros en su formación, poseedor de un estilo unitario -el rococó-, e incapaz de evolucionar. En base a lo expuesto se entenderá que el primer objetivo de este estudio haya sido el tantear la posibilidad de acrecentar el hasta el momento mermado catálogo de obras del imaginero.

A la hora de llevar a cabo este cometido necesitamos, en primer lugar, una piedra de toque que nos sirviese de contraste. Esta la encontramos en el conjunto escultórico de Oca; es decir, en el primer encargo de importancia documentado del escultor y al que la historiografía apenas sí había conferido valor por considerarlo, al no corresponderse sus características con el estilo de los años centrales de Gambino -aquel que consideraba su único estilo-, una obra de taller. Por nuestra parte, estudiamos minuciosamente las piezas del conjunto buscando descubrir la técnica del escultor, fruto del aprendizaje en un taller, y su estilo, fruto de los hallazgos realizados en el proceso de plasmación de la obra y que son los que terminan por dotarla de un sello de incuestionable originalidad y maestría. La conclusión a este análisis fue que José Gambino se manifiesta biológicamente inserto en la tradición de la imaginería compostelana. Concretamente, es deudor de Mateo de Prado, sobre todo en la carga psicológica de sus figuras; de Miguel de Romay, especialmente en la estructura y vocabulario de sus paños; y de los escultores identificados como la primera y segunda mano de los retablos colaterales de San Martín Pinario, a quienes debe lo principal de su técnica.

A partir de este conocimiento y del bagaje que ya poseíamos del estilo de Gambino en sus años centrales, convertidos conscientemente en sus connoiseurs1, revisamos todas las fichas del Inventario del Patrimonio Mueble de la Iglesia Católica de Galicia2, las Tesis Doctorales3 y de Licenciatura4 llevadas a cabo en el Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Santiago de Compostela y otros estudios de catalogación5 en busca de posibles atribuciones.

Detectadas las piezas que considerábamos obra de Gambino, a partir del conocimiento empírico, derivado de la experiencia ocular6, tratamos de documentarlas valiéndonos para ello tanto del fondo parroquial del Archivo Diocesano de Santiago de Compostela, concretamente de las series de Administración Parroquial y Varia, como de las Tesis de Licenciatura de documentación, en su mayoría inéditas, realizadas también en el Departamento de Historia del Arte de la USC7. Asimismo, nos trasladamos a los diversos lugares para estudiar las obras in situ y realizar exhaustivos reportajes fotográficos en los que, además, utilizamos diversas luces al objeto de poder observar mejor la estructura, desbaste y modelado de la figura y su desarrollo espacial. A continuación, tratamos dichas fotografías con programas de ordenador, como el Adobe Fotoshop y el Power Point, en tanto en cuanto estos constituyen una magnífica herramienta de trabajo para el historiador del arte puesto que permiten, primero, aprender a ver y, segundo, establecer fácilmente relaciones comparativas entre las diversas imágenes bien de la misma obra, bien de esta con otras. Finalmente, al tiempo que llevábamos a cabo esta labor, comenzamos a profundizar en el estudio de los tipos iconográficos de la escultura compostelana en tanto en cuanto la tipología constituye, como ha demostrado el método arqueológico, un elemento esencial en la catalogación e, incluso, atribución de piezas.

Resultado de este trabajo de investigación es la ampliación del catálogo de obras de José Gambino que ahora presentamos.



1La actividad taxonómica que, como hemos referido, llevamos a cabo para determinar aquellos rasgos indiciarios o señas de identidad inconscientes en la forma de trabajar del escultor –en las estructuras y vocabulario de paños y fisonomías- que nos permitiesen reconocer su grafía individual e inimitable constituye, como ha señalado Lafuente Ferrari,  un rigor formativo básico en cualquier verdadero historiador del arte, aunque la específica tarea de este –«la comprensión interpretativa del artista, el encuadramiento de la obra aislada en el mundo espiritual de su creador»– comienza precisamente a partir de entonces. Así lo hemos hecho. En el apartado «estilo» de las páginas «primeros años», «años centrales» y «últimos años» referimos nuestras conclusiones al respecto, mientras que en la ficha técnica de cada obra –recogida en el «apartado» catálogo de las mismas páginas- combinamos su estudio morfológico con el carácter expresivo de su estilo.   
LAFUENTE FERRARI, Enrique: La fundamentación y los problemas de la Historia del Arte. Madrid, 1951, p. 84.

2Este comprende la totalidad de las provincias de A Coruña y de Pontevedra, la mayor parte del norte de la provincia de Lugo, perteneciente a la Diócesis de Mondoñedo, y el conjunto de la Diócesis de Astorga de la provincia de Ourense.

3GENDE FRANQUEIRA, Gloria: El arte religioso en la Mahía. Madrid, 1981; LEMA SUÁREZ, José M.ª: A arte relixiosa na terra de Soneira. Santiago de Compostela, 1993 (1ª edición); CARDESO LIÑARES, José: El arte en el valle de Barcala. Negreira, 2000; VILLAVERDE SOLAR, M.ª Dolores: Patrimonio Artístico del Arciprestazgo de Ribadulla. León, 2000; LÓPEZ AÑÓN, Eva M.ª: Arte Religioso en el Arciprestazgo de Nemancos (A Coruña), Siglos XVII-XX. Arte mueble. Tesis Doctoral inédita. Universidad de Santiago de Compostela, noviembre 2007.

Volver al texto (notas 1-3)

4RUIBAL DEL CASTILLO, José Ramón: El arte religioso en el Valle de Arines. Tesis de Licenciatura inédita. Universidad de Santiago de Compostela, 1978; GONZÁLEZ GUITIÁN, Carlos: Tipología e iconografía de los retablos barrocos de la catedral de Santiago de Compostela. Tesis de Licenciatura inédita. Universidad de Santiago de Compostela, 1979;  BERMEJO DÍAZ DE RÁBAGO, Carmen: El Arte Religioso en Parroquias de la Falda Meridional del Monte Tremouzo: S. Juan de Roo. Tesis de Licenciatura inédita. Universidad de Santiago de Compostela, 1981; BARRAL, Alejandro: Santa María La Real de Conxo. A Coruña, 1992; CARDESO LIÑARES, José: Luces y sombras del arte en As Mariñas dos Frades. A Coruña, 1993; QUIJADA MORANDEIRA, B. José: Las obras de la catedral de Santiago desde 1751 a 1800. Aportación Documental. A Coruña, 1997.

5CACHEDA VIGIDE, Eduardo Aurelio: La Religiosidad popular en Galicia. El Municipio de Arzúa. Santiago de Compostela, 1991; BROZ REI, Xosé Manuel; PRIMO BARJA, M.ª Dolores: “Apéndice Documental. Libros de Fábrica e Confrarías das Parroquias que están nos Arquivos Parroquiais e no Arquivo Diocesano de Lugo”, Boletín do Centro de estudios Melidenses, 8 (1993), pp. 165-178; MARIÑO, Xoán Xosé: Patrimonio Histórico-Arístico de Outes. Escultura Relixiosa. A Coruña, 2003; CASTRO ÁLVAREZ, Carlos (de); VÁZQUEZ ARIAS, Juan Carlos: La Iglesia de Santiago de Pontedeume. Historia y Patrimonio Artístico. A Coruña, 2003.

6Como ha señalado Fernando Marías “la comprobación de la verdadera historia y la atribución sólo será posible a partir del ‘juicio del ojo’”. MARÍAS, Fernando: Teoría del arte II. Madrid, 1996, p. 41.

7TILVE JAR, M.ª Ángeles: Aportación Documental al Estudio Histórico Artístico del Arciprestazgo de Arousa (siglos XVI-XX). Santiago de Compostela, 1986; REIRIZ FIGUEIRAS, M.ª Dolores: Aportación Documental al Estudio Histórico Artístico del Arciprestazgo de Potsmarcos de Abaixo (siglos XVI-XX). Santiago de Compostela, 1986; GÓMEZ GARCÍA, Laura M.ª: Valoración del Fondo Documental del Archivo del Reino de Galicia relativo a la actividad artística de los monasterios benedictinos, 1498-1836. Santiago de Compostela, 1986; VILLAVERDE SOLAR, M.ª Dolores: Aportación Documental al Estudio-Histórico Artístico del Arciprestazgo de Rivadulla. Santiago de Compostela, 1996; PÉREZ PIÑEIRO, M.ª Isabel: Aportación Documental al Estudio Histórico Artístico del Arciprestazgo de Ponte Beluso. Santiago de Compostela, 1997; LÓPEZ AÑÓN, Eva M.ª: Aportación Documental al Estudio Histórico Artístico del Arciprestazgo de Nemancos. Santiago de Compostela, 1997; FREIRE NAVAL, Ana Belén: Aportación documental al estudio de la actividad artística del monasterio de San Martín Pinario y sus prioratos entre  1501 y 1854. Santiago de Compostela, 1998; FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ, Sandra: Aportación Documental al Estudio Histórico Artístico del Arciprestazgo de Cerveiro (siglos XVI-XX). Santiago de Compostela, 1998; GARCÍA OTERO, Elvira: Obras financiadas por la Catedral de Santiago entre 1725-1750. Aportación Documental. Santiago de Compostela, 1998; DOMÍNGUEZ PALLAS, Désirée M.ª: Aportación documental al estudio histórico-artístico del Arciprestazgo de Bergantiños. Ayuntamiento de Carballo. Santiago de Compostela, 2003.

Volver al texto (notas 4-7)