Bajo este epígrafe abarcamos la actividad de José Gambino comprendida entre los años 1745 y 1756. La primera fecha tiene un carácter orientativo y viene dada por la imagen de san Antonio de Padua que preside el retablo mayor del convento franciscano de Herbón (Padrón, A Coruña); esta fue atribuida al escultor por Milagros Álvaro quien, a través del Memorial del Padre Herosa (1756), pudo establecer su cronología entre 1745 y 1749, convirtiéndose en la obra más temprana conocida de Gambino. Y la segunda responde al momento en que el escultor inicia el conjunto escultórico del retablo mayor de la iglesia de Nuestra Señora de los Remedios (Santiago de Compostela), el cual, junto con el del coro bajo del convento compostelano de El Carmen (1757-1758), marca el comienzo de un período de plenitud en el que su estilo se manifiesta con una arrolladora originalidad.


En catálogo se accede a la ficha técnica de aquellas piezas que consideramos más representativas y al listado, en orden cronológico, del total de imágenes realizadas por el escultor durante estos años. Como se observará, hemos ampliado notablemente el número de las mismas.


En estilo definimos, a partir del estudio previo llevado a cabo en cada una de las obras que conforman este período, el sistema de formas que, con una cualidad y expresión significativas, hace visible la personalidad del artista durante esta etapa inicial y de primera madurez.